La Entrevista VIP
Escrito por administrador
Martes 08 de Marzo de 2011 09:12


Salvador Paiz:
“El primer esfuerzo de calidad educativa es la profesionalización docente”

 

En el artículo: Jóvenes y Educación: Rutas actuales a nuevas fronteras, escrito por Salvador Paiz, Vicepresidente de Empresarios por la Educación, y publicado en el documento Perspectivas del Sector Empresarial, se propone la siguiente cuestión: ¿Cómo elevamos la calidad educativa?

El tema es de gran actualidad en nuestro país, pues según el análisis que realiza en los primeros párrafos del artículo, el autor afirma que en Guatemala el indicador de capital humano es muy bajo. De hecho, los resultados académicos de 2011 indican que los estudiantes obtuvieron notas satisfactorias en el área de lectura y matemáticas de 7% y 24%, respectivamente. Bajos porcentajes que evidencian una perspectiva desfavorable para muchos alumnos, puesto que “los estudiantes con bajo capital humano  y escasas aptitudes profesionales se encuentran más expuestos al desempleo de larga duración, a empleos inestables y de calidad inferior, y, posiblemente, a mayor exclusión social”.

Ante estas condiciones no resultará fácil generar los 2.5 millones de empleos que se requieren para los jóvenes que ingresarán al mercado laboral en los próximos 10 años. En este sentido, además de las iniciativas concretas que se puedan plantear al hilo de propuestas específicas como la de Guatemaltecos Mejoremos Guatemala, Paiz sugiere que “nuestros ciudadanos necesitan tener las competencias básicas que les permita la empleabilidad”.

Por ello, propone 3 ideas que es importante llevar a cabo, en un plan concreto de mejora de la calidad educativa en el país:

Primero, si queremos mejorar la calidad educativa hay que empezar por mejorar el nivel promedio y mínimo de los docentes. Y es que en las pruebas del 2008, solo 37% de los maestros pasaron la prueba básica de matemáticas, y menos del 60%, la de lectura. Así que el primer esfuerzo es la profesionalización docente. Se necesita elevar el nivel de los actuales maestros a través de un programa que sistemáticamente eleve sus competencias y capacidades para generar aprendizaje. Paralelamente, debemos exigir una mejor y mayor preparación de las futuras generaciones de maestros. Somos uno de los pocos rezagados países del mundo donde los docentes no se forman a nivel universitario.

Otro camino complementario para mejorar el nivel de docentes es por medio de un programa de certificación de maestros. Básicamente, el programa de certificación recompensará a los maestros con mejores condiciones económicas una vez la escuela y sus maestros logren la certificación voluntaria. Finalmente, sin lugar a duda, se necesita crear en este país una cultura de meritocracia en el servicio público. Si un maestro no demuestra competencias o interés genuino en enseñar y educar, quizás está en la profesión equivocada.

La segunda solución para mejorar la calidad educativa está en las evaluaciones obligatorias a nivel nacional. Jeffrey Puryear lo describe perfectamente: Los tres países (Colombia, Brasil y Chile) le han dado énfasis a la medición de resultados (en particular, el aprendizaje logrado) y de compartir esta información ampliamente -con los padres, los políticos y la prensa. Los 3 países administran las pruebas de rendimiento en forma obligatoria a todos los estudiantes en vez de solo aplicarlas a una muestra de la población estudiantil, por lo que es fácil comparar el grado de avance.

Finalmente, como una última propuesta para consideración en el esfuerzo por mejorar la calidad educativa, plantearía la implementación de la tecnología como herramienta para acelerar estos procesos de cambio y aprendizaje para los maestros y los estudiantes. Por ejemplo, la organización guatemalteca sin lucro Fundación Sergio Paiz Andrade (FUNSEPA) suministra recursos de tecnología (principalmente computadoras) y capacita a los maestros en el tema tecnológico-pedagógico en las escuelas públicas alrededor del país. Un estudio elaborado por FUNSEPA concluye que en general existe “un efecto positivo en el rendimiento académico de los estudiantes en escuelas beneficiadas por estos programas, así como respecto a las tasas de deserción y la probabilidad de que el estudiante apruebe el año escolar”. Este estudio demuestra con medidas cualitativas y cuantitativas resultados significativos que inciden positivamente en la calidad educativa derivadas del correcto aprovechamiento de la tecnología en la educación”.

Por lo tanto, a juicio de nuestro invitado VIP, “nos encontramos ante un potencial bono o una potencial ruina demográfica. Estamos aún a tiempo de definir el futuro de nuestro país y prevenir el escenario de mayor inestabilidad social y aumento en criminalidad. En su lugar, podemos lograr el desarrollo y la prosperidad de los ciudadanos”. 

 

 

 

 

 

 



 
 
Última actualización el Lunes 26 de Noviembre de 2012 15:27